sábado, 24 de mayo de 2014

Julia Bacha: Prestemos atención a la no violencia

En el 2003, el pueblo palestino de Budrus organizó una protesta no violenta de 10 meses de duración para detener la construcción de un muro en sus olivares. ¿Se enteraron de eso? Creo que no. La cineasta brasileña Julia Bacha pregunta por qué solo prestamos atención a la violencia en el conflicto israelo-palestino y no a los líderes no violentos que algún día podrían traer la paz.


 
Esta es la transcripción de la conferencia de Julia Bacha, traducida por Veronica Martinez.

“Soy cineasta. Durante los últimos 8 años, he dedicado mi vida a hacer documentales sobre el trabajo de israelíes y palestinos que tratan de poner fin al conflicto por medios pacíficos. Cuando viajo con este material por toda Europa y los Estados Unidos, hay preguntas que siempre surgen: ¿Dónde está el Gandhi palestino? ¿Por qué los palestinos no adoptan la resistencia no violenta?

“El desafío que enfrento ante estas preguntas es que a menudo acabo de regresar de Oriente Próximo donde me dedico a filmar decenas de palestinos que usan la no violencia para defender sus tierras y recursos hídricos de los soldados y colonos israelíes. Estos líderes están tratando de forjar un gran movimiento no violento nacional para poner fin a la ocupación y traer la paz en la región. Sin embargo, muchos de Uds. probablemente nunca han oído hablar de ellos. Esta contradicción entre lo que está ocurriendo en realidad y la idea que se tiene en el extranjero es una de las razones claves por las que aún no tenemos un movimiento palestino de resistencia pacífica que haya tenido éxito.


“Así que estoy aquí hoy para hablar del poder de la atención, el poder de nuestra atención, y del surgimiento y desarrollo de los movimientos no violentos en Cisjordania, Gaza y otros lugares; pero hoy, mi estudio va a ser sobre Palestina. Creo que lo que más hace falta para el progreso de la no violencia no es que los palestinos empiecen a adoptarla, sino que nosotros empecemos a prestar atención a aquellos que ya la han adoptado. Permítanme ilustrar este punto, llevándolos al pueblo llamado Budrus.

“Hace unos 7 años, estuvieron a punto de desaparecer porque Israel anunció la construcción de un muro de separación, y parte de ese muro iba a construirse sobre el pueblo. Iban a perder el 40 % de su territorio e iban a estar amurallados, por lo que perderían el libre acceso al resto de Cisjordania. Gracias a la inspiración de los líderes locales, lanzaron una campaña de resistencia pacífica para evitar que eso sucediese.

“Déjenme mostrarles algunos videos cortos para que tengan una idea de cómo eran las cosas en ese lugar.

(Música)

Mujer palestina: Nos dijeron que el muro separaría a Palestina de Israel. Aquí en Budrus, nos dimos cuenta de que el muro robaría nuestra tierra.

Hombre israelí: La muralla, de hecho, es una solución al terrorismo.

Hombre: Hoy, se les invita a una marcha pacífica. Estarán junto a decenas de sus hermanos y hermanas israelíes.

Activista israelí: Nada asusta más al ejército que la oposición no violenta.

Mujer: Hemos visto a los hombres tratando de empujar a los soldados, pero ninguno ha podido hacerlo. Pero creo que las jóvenes sí podrían.

Miembro del partido Fatah: Tenemos que despojarnos del pensamiento tradicional.

Miembro del partido Hamás: Estábamos en completa armonía, y queríamos que esto se extendiera a toda Palestina.

Cantando: Una nación unida. ¡Fatah, Hamás y el Frente Popular! Presentador de noticias: Los enfrentamientos por el muro continúan.

Reportero: La policía fronteriza israelí fue enviada para dispersar a la multitud. Estaban autorizados a usar la fuerza necesaria.

(Disparos)

Hombre: Se trata de balas de verdad. Es como Fallujah. Disparos por todas partes.

Activista israelí: Estaba seguro de que íbamos a morir. Pero había otros a mi alrededor que ni siquiera se habían agachado.

Soldado israelí: Una protesta no violenta no va a detener el [poco claro].

Manifestante: Se trata de una marcha pacífica. No hay necesidad de usar la violencia.

Cantando: Podemos hacerlo. Podemos hacerlo. ¡Podemos hacerlo!

Julia Bacha: “La primera vez que oí hablar de la historia de Budrus, me sorprendió que los medios de comunicación internacionales no hubiesen cubierto estos acontecimientos extraordinarios ocurridos hace 7 años, en el 2003. Lo que fue aún más sorprendente fue que Budrus fue un éxito. Los residentes, después de 10 meses de resistencia pacífica, convencieron al gobierno israelí para que moviese la ruta del muro fuera de sus tierras hacia la línea verde, que es la frontera internacionalmente reconocida entre Israel y los territorios palestinos. La resistencia de Budrus se ha extendido a los pueblos de Cisjordania y a los barrios palestinos de Jerusalén. Pero los medios de comunicación guardan silencio sobre estas historias. Este silencio trae graves consecuencias para la posibilidad de desarrollar o incluso mantener la no violencia en Palestina.

“La resistencia violenta y la no violenta tienen algo muy importante en común; ambas son una forma de teatro en busca de un público para su causa. Si los actores violentos son los únicos que siempre están en las primeras planas y atraen la atención internacional sobre la cuestión palestina, se hace muy difícil que los líderes no violentos expongan a las comunidades la idea de la desobediencia civil como una opción viable para hacer frente a su difícil situación.

“El poder de la atención no es, probablemente, ninguna sorpresa para los padres aquí presentes. La forma más segura para que un niño tenga rabietas cada vez más fuertes es prestándole atención la primera vez que le da un ataque. La rabieta se convierte en lo que los psicólogos infantiles llaman comportamiento funcional, ya que el niño ha aprendido que puede llamar la atención de los padres. Los padres pueden incentivar o desincentivar esta conducta simplemente haciendo caso o no a sus hijos. Y esto es cierto también para los adultos. De hecho, el comportamiento de comunidades y países enteros puede estar influenciado, dependiendo de los puntos donde la comunidad internacional decide centrar su atención.

“Creo que para poner fin al conflicto en Oriente Próximo y traer la paz lo principal es que transformemos la no violencia en un comportamiento funcional, prestando mayor atención a los líderes no violentos en la actualidad. Al llevar mi película a los pueblos de Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este, he visto el impacto que incluso un documental puede tener para influir en el cambio.

“En un pueblo llamado Wallajeh, muy cerca de Jerusalén, la comunidad se enfrentaba a una situación muy similar a la de Budrus. La comunidad iba a estar amurallada, a perder gran parte de sus tierras y el libre acceso, tanto a Cisjordania como a Jerusalén. Habían estado usando la no violencia durante unos 2 años, pero había crecido el desencanto, ya que nadie les prestaba atención. Por lo que organizamos una proyección. Una semana después, llevaron a cabo la manifestación más concurrida y disciplinada hasta la fecha. Los organizadores dicen que los habitantes del pueblo, al ver la historia de Budrus en el documental, sintieron que, en verdad, había gente que seguía lo que ellos hacían, que les importaba. Por eso, continuaron con sus planes.

“En el lado israelí, hay un movimiento pacifista nuevo llamado Solidariot, que significa solidaridad en hebreo. Los líderes de este movimiento usan a Budrus como una de sus principales armas para el reclutamiento. Nos cuentan que aquellos israelíes que nunca antes participaron activamente, al ver la película, entendieron el poder de la no violencia y empezaron a unirse a sus actividades. El ejemplo de Wallajeh y el del movimiento Solidariot muestran que hasta una película independiente de bajo presupuesto puede tener un rol para transformar la no violencia en un comportamiento funcional. Ahora, imaginemos el poder que los grandes medios de comunicación podrían tener si empezaran a cubrir las manifestaciones no violentas semanales que ocurren en pueblos como Bil’in, Ni’lin, Wallajeh, en los barrios de Jerusalén como Sheikh Jarrah y Silwan; los líderes no violentos se volverían más visibles, serían más valorados y más eficaces en su trabajo.

“Creo que lo más importante es entender que si no prestamos atención a estos esfuerzos, son como invisibles, y es como si nunca hubiesen ocurrido. Pero he constatado por mí misma que si lo hacemos, se multiplicarán. Si se multiplican, su influencia crecerá en el conjunto del conflicto israelo-palestino. Y ese es el tipo de influencia que, finalmente, puede desbloquear la situación. Estos líderes han demostrado que la no violencia funciona en lugares como Budrus. Prestémosles atención para que puedan probar que funciona en todas partes.

“Gracias.”

(Aplausos)

No hay comentarios:

EXPOSICION VIRTUAL

LIBROS Y EXPOSICIONES SOLIDARIAS