domingo, 21 de abril de 2013

Nueve personas controlan el mercado de derivados que moviliza 700 billones de euros


Los 9 del Mercado de Derivados Financieros



Hace tiempo el New York Times publicó un reportaje, titulado “A Secretive Banking Elite Rules Trading in Derivatives“, que dejó entrever el mundo opaco del negocio del mercado de derivados financieros. En dicho reportaje se exponía a la luz que parecía ser que una vez al mes mantienen reuniones de carácter discreto que tienen por único objetivo controlar de forma monopolista dicho mercado un grupo de nueve personas vinculadas a los mayores fondos de inversión del planeta.
El mercado de derivados financieros es unas 12 veces el PIB mundial, sí de todo el planeta, y tiene un volumen de beneficios de alrededor de 700 billones de euros.
El reportaje de deja lugar a dudas de la opacidad de dichas decisiones por parte de esa élite financiera:


“Los miembros de esta élite de Wall Street se reunen el tercer miércoles de cada mes en el Midtown de Manhattan, y comparten un objetivo común: proteger los intereses de los grandes bancos en el mercado de derivados, uno de los ámbitos más lucrativos y controvertidos de las finanzas, que tienen un secreto común: los detalles de esos encuentros, y sus identidades, han sido estrictamente confidenciales”


¿Quiénes son los altos ejecutivos de tan selecto club de decisores a escala mundial?


Thomas J. Benison, de JPMorgan, Chase & Company
– James J. Hill, de Morgan Stanley
– Athanassios Diplas, del Deutsche Bank
– Paul Hamill, de UBS
– Paul Mitrokostas, del Barclays
– Andy Hubbard, de Credit Suisse
– Oliver Frankel, de Goldman Sachs
– Ali Balali, del Bank of America
– Biswarup Chatterjee, de Citigroup.


Estos nueve hombres forman una comisión que controla los CDS o instrumentos financieros que inmunizan de riesgos económicos sus fondos de inversión en áreas tan sensibles como el petróleo y derivados energéticos y las aseguradoras. Los CDS son un producto que está al margen de los mercados tradicionales regulados pero su importancia es capital para entender el inmenso poder que se esconde en una cartera de inversión de 700 billones de euros.

Los tsunamis financieros imprevisibles, los cracks bursátiles inesperados, las quiebras de estados por ataques a su deuda nacional, los hundimientos de precios del mercado de alimentos, de energía, la demanda de productos concretos que hace que suba su valor a un nivel extraordinario o la necesidad de abrir nuevos mercados hundiendo la economía de estados sean pequeños o grandes en población o recursos tiene una cifra: 700 billones de euros en fondos de inversión.

Dichos 700 billones de euros no están regulados por ningún estado, por ninguna organización supranacional, son algo que depende de esos diez hombre que a su vez son servidores de otros tantos, decenas o centenares, que deciden junto a ellos las estrategias militares para la obtención de lucro al precio que sea.

Porque no nos olvidemos que al final en toda esta historia de la crisis sistémica de 2007 hay una guerra entre un bando, minoritario, que posee poder, en el sentido más extenso de la palabra como sostendría John Kenneth Galbraith, y una inmensa mayoría de personas que padecen y sufren las consecuencias de un juego de casino que transforma y destruye estados, pueblos, sociedades e individuos.

El significado de democracia, interés social, redistribución de la riqueza social, igualdad de oportunidades, estabilidad laboral, cohesión social, homogeneidad social o progreso social es desconocido por esos grupos opacos e impermeables a la transparencia. Sus acciones son todo lo contrario porque su hegemonía depende de la oportunidad de seguir reinando en un mundo en el que las crisis, las quiebras, la precariedad laboral y social, la desregulación y la minimización de los estados y de las organizaciones internacionales sean constantes para que ellos puedan seguir acumulando lucro, poder, a un precio devastador para el resto de seres humanos.

EXPOSICION VIRTUAL

LIBROS Y EXPOSICIONES SOLIDARIAS