sábado, 1 de septiembre de 2012

HACIA UN MUNDO DE AMOS Y ESCLAVOS

Vivimos en una dictadura del capital sobre el trabajo que provoca que en el mundo 2.000 millones de trabajadores ganen menos de 2 dólares al día. En España un 14% de los trabajadores no puede sacar adelante a sus familias a pesar de trabajar 10 horas diarias.Hoy son arrojados a la explotación millones de trabajadores a través de cauces institucionales políticamente planificados, como la deuda pública.


La banca se ha dedicado a especular y obtener beneficio rápido y el estado se está endeudando para pagar con el dinero del pueblo las pérdidas especulativas de la banca.

La deuda, y los programas de ajuste que conlleva, son mecanismos usureros y explotadores, diseñados pro los poderosos para poder explotar más y concentrar la riqueza que sólo genera el trabajo a favor del capital (banca, transnacionales...), desposeyendo a los trabajadores, especialmente empobrecidos, de los bienes que producen.

Así, la concentración de riqueza aumenta y sólo el 10% de la humanidad dispone del 90% de la riqueza mundial.

La deuda es también un atentado a la democracia: quien paga (FMI, BCE...) manda. España ha hecho los ajustes dictados y los seguirá haciendo (reforma laboral, fiscal, financiera, privatizaciones, subida del IVA...). Los países empobrecidos llevan más de 25 años sufriendo este tipo de imposiciones, ahora le ha llegado el turno a la UE: la explotación y la esclavitud no tienen fronteras. Este sistema necesita que la sociedad legitime lo que propone el poder. ¿Lo vamos a seguir haciendo?


El trabajo debe ser la única forma de adquirir los bienes necesarios para vivir dignamente, otros mecanismos suponen siempre explotación.

EXPOSICION VIRTUAL

LIBROS Y EXPOSICIONES SOLIDARIAS