miércoles, 18 de mayo de 2011

Carta abierta a “Democracia Real Ya”




Carta abierta a “Democracia Real Ya”

Me alegra ver que por fin hay una reacción popular ante el cinismo y inmoralidad institucionalizadas, ante el crimen y la corrupción, especialmente la corrupción legalizada, porque cobrar lo que cobran los políticos y dirigentes sindicales es corrupción, aunque sea legal. ¿Cómo no va a estar legalizada la corrupción, si los corruptos hacen las leyes? Por eso me alegra que haya una reacción popular, sincera por parte de la mayoría de los que estáis saliendo a la calle estos días.

También me alegra que esta reacción social tenga un carácter no-violento, a pesar de algunas personas que se suman a vosotros sin entender nada y, con su violencia, empañan vuestra imagen.

Me alegra que queráis una democracia real, más participativa y directa; que exijáis a los políticos menos prebendas y más ética, y que os organicéis asambleariamente. Me llama la atención, positivamente, que repartáis responsabilidades en grupos y que, entre esos grupos, haya uno de limpieza, encargado de mantener la plaza pública en buen estado. Eso significa que no sois unos alborotadores sin más, sino que entendéis que hay cosas que son de todos, que hay un bien común, y que democracia es defender ese bien común. Significa que no sois críos enfadados, sino personas adultas responsables. Creedme si os digo que más allá de las protestas, al poder le hace daño no poder reprocharos nada. Por eso es tan importante el grupo de limpieza y que vuestra acción sea no-violenta.



Me alegra que rechacéis al PP y al PSOE, así como a los traidores UGT y CCOO, y que, de momento, no haya conseguido manipularos IU. Pero estad vigilantes porque se encuentra al acecho e introducirá elementos entre vosotros para aprovecharse de vuestro movimiento. El PCE y por extensión IU viven de recoger lo que otros siembran. Son el “lava-caras” del PSOE.

Sin embargo hay una cosa que me gustaría pediros: Dicen que no tenéis propuestas concretas. Yo os aporto una: El cierre inmediato de los CIEs y la dimisión de Rubalcaba por la persecución policial a los inmigrantes. Nosotros somos ciudadanos y los inmigrantes también lo son. Para cambiar este mundo nos necesitamos los unos a los otros. Ya no existen las fronteras. Vosotros mismos os identificáis con los islandeses o con los egipcios y con jóvenes de toda Europa y del Mundo que quieren luchar por cambiar el sistema por uno más justo. No podéis, pues, hacer distingos entre españoles e inmigrantes. Los inmigrantes necesitan nuestro calor, pues han dejado su tierra, su familia, sus amigos… y nosotros su fuerza, pues son gente luchadora e infatigable. Estamos todos juntos en el mismo barco y a ellos les están encerrando como animales en centros que se parecen mucho a los campos de concentración nazis. Y en esto están de acuerdo PSOE, PP, IU y todos los partidos nacionalistas del arco parlamentario. Si los inmigrantes tienen un lugar importante en Democracia Real Ya, vuestro movimiento tendrá fuerza y mi apoyo personal. Si no, estaréis condenados al fracaso, pues el enemigo es poderoso.


La democracia que no es para todos, especialmente para los últimos y más aplastados, no es democracia. No puede haber democracia si delante de nuestras narices la policía detiene a negros, simplemente porque son negros, y los mete en esa especie de campos de concentración que son los Centros de Internamiento de Extranjeros como el que hay en Aluche. ¡Imposible una democracia así!

Decís, y hacéis bien, que tiene que primar la ética. ¿Qué nos espera, qué podemos lograr, si no cerramos los CIEs, si no erradicamos el racismo institucionalizado y legalizado por el sr. Pérez Rubalcaba y secundado por PSOE, PP, IU, CiU, PNV…?

Los empresarios y la banca han utilizado y esclavizado a los inmigrantes para su propio beneficio. La explotación y la ilegalización de inmigrantes ha provocado más paro y ha empeorado las condiciones salariales de todos. Sin defensa de los inmigrantes seguirá habiendo paro y precariedad laboral. Los inmigrantes, legales o no, son ante todo nuestros hermanos, nuestros compañeros de trabajo. Ellos son los más explotados, los que más necesitan una democracia real… y esto les convierte en la mayor fuerza de cambio.

Una propuesta concreta, pues, para que empiece a haber una democracia real: Que se cierren los CIEs, se derogue la Ley de Extranjería y dimitan Pérez Rubalcaba y todos los que le han secundado en esto, sean del partido que sean, especialmente los que se dicen de izquierdas: por traidores. Así como la dimisión de los principales cargos de las centrales sindicales, por no haber defendido los derechos de los trabajadores inmigrantes, y los de casi ningún trabajador en general.

Un lema del movimiento obrero de hace más de un siglo era:
“No más deberes sin derechos, ni más derechos sin deberes”.

El derecho a la democracia solo se alcanza cumpliendo con el deber de solidaridad. No habrá democracia sin solidaridad.

Un cordial saludo,

Guillermo, ciudadano del mundo.

PD: Si os gusta esta carta, difundidla con urgencia.

EXPOSICION VIRTUAL

LIBROS Y EXPOSICIONES SOLIDARIAS