sábado, 16 de octubre de 2010

LA MULTINACIONAL SHELL CONDENADA EN NIGERIA

Shell, condenada en Nigeria a ‘dejar como estaba’ una zona que contaminó en 1970


La petrolera tendrá que compensar con 82 millones de euros a una comunidad local del delta del Níger. ‘Sentencia heróica y ejemplar’. ‘Cuarenta años después, por fin ha llegado la compensación para los habitantes de Ejama-Ebubu’, dice la prensa local.


El vertido de Shell se produjo en 1970, contaminando una zona de más de doscientas cincuenta mil hectáreas. Tuvieron que pasar 30 años para que un grupo de empresarios y vecinos de la zona interpusieran una demanda. Desde 2001, la querella ha tenido que sortear todo tipo de retrasos. El caso ha pasado por las manos de tres jueces y la petrolera ha presentado casi 30 recursos cautelares durante el juicio.

Según el periódico nigeriano The Guardian, los demandantes pedían una compensación por los daños causados por la pérdida de bosque, por la pérdida de ingresos por caza y pesca, por la pérdida de fuentes de abastecimiento de agua, por la exposición a enfermedades, por la desertificación, por el componente psicológico y por el retraso de la solución. El juez Ibrahim Buba ha dado por buenas estas peticiones, estableciendo que el delito de Shel ha afectado gravemente a la población, “que ha sido privada del derecho a la subsistencia, la educación y la vida en buenas condiciones”.

La compañía petrolera construyó a finales de los 60 grandes tuberías para transportar su crudo desde sus perforaciones a las instalaciones de Bonny Oil, la empresa de distribución y exportación. En ese tramo se produjo la fuga y el vertido. No ha sido el único: según el Gobierno nigeriano, entre 1970 y el año 2000 los derrames de petróleo fueron al menos 7.000, muchos de ellas asociados con la National Nigerian Petroleum Corporation, que es pública.

La Asociación Nigeriana de Escritores por los Derechos Humanos (HURIWA) felicita al juez por haber ordenado a Shell que limpie lo que ensució. “Es algo que agradecerá una generación que aún no ha nacido”, aunque ni en la sentencia ni en la prensa local encontramos qué mecanismos de control se han fijado. Además, la HURIWA señala que “mientras que en Estados Unidos, el Gobierno ha tomado la decisión inmediata de reclamar a BP 20 mil millones de euros para compensar a los afectados por su vertido del Golfo de México, en el caso del Delta las multinacionales han estado operando con impunidad y sin respuesta del Gobierno” y también lamenta que la cifra a pagar sea tan pequeña en comparación con la que se pagará en EEUU.

Nigeria es el mayor exportador de petróleo de África y el número 11 en el mundo. Como repasaba hace unos días GuinGuinBali, “el delta del Níger suministra el 40% de las importaciones de crudo de Estados Unidos y es la capital mundial de contaminación por hidrocarburos. La esperanza de vida en sus comunidades rurales, la mitad de las cuales no tienen acceso al agua potable, se ha reducido a poco más de 40 años en las últimas dos generaciones”.

Shell y sus filiales en Nigeria ya han anunciado que recurrirán la sentencia y alegan que el vertido se produjo “en plena guerra civil” y que fueron tropas de combate las que provocaron la fuga. “Nosotros no operábamos en la zona durante ese tiempo por culpa de la guerra civil. Shell seguirá operando de forma respetuosa con el medio ambiente”.

Autor: Juan Luis Sánchez- Solidaridad.net





" WELCOME TO SHELL " TERRORISMO AMBIENTAL



Cortometraje sobre las prácticas perjudiciales de la Shell Oil en el delta del Níger.

Las décadas de contaminación en el Delta del Níger ha dado lugar a graves violaciones de derechos humanos, y ha sumido a los pueblos de la región a la pobreza. La industria petrolera no ha logrado prevenir adecuadamente el impacto de sus operaciones en el Delta del Níger en los derechos humanos de las comunidades de la zona.

Muchas personas están obligadas a tomar agua contaminada y de cocinar y lavar con ella. "A veces debemos remar cuatro horas hasta llegar a un sitio donde el río no esté tan contaminado. Algunos peces que capturamos huelen a petróleo", relató un pescador del delta del Níger a los expertos de la organización de derechos humanos Amnistía Internacional, que publicó hace un año un informe sobre los efectos de la contaminación petrolera para los habitantes del delta del Níger.
Recibir una atención similar a la que tuvo la catástrofe petrolera en el golfo de México es algo de lo que los pueblos ijaw, ogoni o urhobos sólo pueden soñar. Pero para los habitantes del delta del río Níger, en Nigeria, el derrame de petróleo forma parte de su vida diaria. Sólo desde 2006 se registraron en el delta del Níger más de 3.000 derrames de crudo, informó recientemente Idris Musa, director de la autoridad responsable del manejo de los accidentes petroleros, NOSDRA. La mayoría de estos derrames ocurrieron en instalaciones de empresas petroleras internacionales. "Esta frecuencia es preocupante",

Expertos ambientales de Nigeria estiman que desde el inicio de la explotación petrolera en la región a finales de la década de 1950, fluyeron al delta del Níger más de 1,5 millones de toneladas de crudo.



No hay comentarios:

EXPOSICION VIRTUAL

LIBROS Y EXPOSICIONES SOLIDARIAS