domingo, 14 de febrero de 2010

Entrevista a Segundo Quiñones acampado en Moncloa exigiendo justicia con los parados

Jóvenes de la Casa Escuela Iqbal Masih analizan el problema del paro y las hipotecas
Jóvenes de la Casa Escuela Iqbal Masih entrevistan a Segundo Quiñones. Segundo lleva 9 meses y medio acampado junto a la entrada principal del Palacio de la Moncloa, esperando una respuesta de Zapatero al problema de las hipotecas que está dejando a tantos parados en la calle. No ha recibido aún ninguna respuesta.




El pasado viernes 5 de febrero, un grupo de jóvenes de la Casa Escuela Iqbal Masih, nos desplazamos hasta Madrid, concretamente hasta la mismísima entrada del Palacio de la Moncloa. ¿Por qué? Pues porque sabíamos, fundamentalmente por lo que nos había contado algún amigo, que un hombre llevaba más de 9 meses acampado a la entrada de la vivienda oficial del Presidente del Gobierno. Y decimos que fundamentalmente habíamos conocido de esta situación por algún amigo, porque la prensa se ha encargado de silenciar enormemente la protesta de Segundo Quiñones. Unos por defender la labor indefendible del señor Zapatero, y otros por encubrir a otros de los grandes causantes de esa situación por las que pasan muchos parados como Segundo, la gran banca. Esa gran banca que con una mano quita las viviendas a los afectados por el paro y cuelga de sus cuellos las deudas cual yugos, y con la otra mano alardea de Obra Social...

Allí estaba Segundo, acompañado de su amable esposa, y algunos amigos. Segundo es un hombre sencillo, cercano, y sobre todo muy franco y directo. En pocos minutos nos pone al corriente de su larga y penosa aventura. Lo que más sorprende es la claridad de sus ideas, y su constancia en su labor de denuncia. Quiere un futuro para sus hijos, y también lo quiere para los jóvenes que tiene delante de él. Con ojos atónitos, y gran inocencia, estos jóvenes se preguntan por qué Zapatero no le escucha. Segundo nos confiesa que en nueve meses y medio, no ha conseguido hablar con Zapatero. Sí que salieron personas del gabinete de crisis de la Vicepresidenta, a "persuadirle" de que la gente que ahora le ayudaba, no le iba a ayudar siempre, y que ya se cansaría... Contra todo pronóstico, Segundo ha aguantado estoicamente las inclemencias, no sólo del duro invierno, sino de las incomprensiones, de los insultos, y lo peor de todo, de la indiferencia y de la manipulación. ¡Ay, si la voz de todos los que rondan a Segundo, tuviera su misma fuerza! ¡Otro gallo cantaría!

Pero Segundo también ha recibido muchos signos de solidaridad. Palabras de apoyo, "tu lucha tiene mucho valor", "estamos contigo", coches que pasan y tocan su claxon para manifestar su apoyo, ... ¡Ay, si los que decimos "estamos contigo", estuviesemos realmente...! ¡Ay si todos los que sufrimos las consecuencias de una casta política inepta y corrupta, estuviésemos unidos...! Si en vez de un Segundo hubiese tres. Si cada uno en nuestro lugar de trabajo, en nuestra profesión, en el desarrollo de nuestra vocación, diésemos respuesta a tanta injusticia...

¡Ánimo Segundo! ¡Ánimo Miguel Ángel! ¡Ánimo Cediel! ¡Ánimo amigo parado, familia destrozada, ...! Sólo podemos ofreceros, desde esta pequeña semilla educativa, nuestro deseo de crecer como personas libres, que puedan gritar la verdad a los cuatro vientos, que puedan luchar solidariamente librándose del egoísmo que nos empobrece. Mientras ese día llega, escribimos estas líneas como apoyo a todos las familias que sufren las consecuencias del paro, y ponemos a disposición de todos los ciudadanos, el testimonio de lucha de Sgundo Quiñones.



CARTA A DON JOSE LUIS RODRIGUEZ ZAPATERO:


Señor don José Luis Rodríguez Zapatero:
Segundo Quiñones, como una víctima más de su política económica, se declara en huelga de hambre total y le dirige la presente para público conocimiento, en nombre de todos los parados y desahuciados.

Después de 9 meses y 11 días a la puerta de su casa, contra todo pronóstico, el único apoyo que me han dado usted y sus mandados son insultos, humillaciones y maltratos. Sus desprecios son tanto para mí y mi familia como para todos los que están en la misma situación.

No pedimos que nos regalen nada: ni una casa, ni un trabajo. Pedimos justicia. ¿Por qué no hay una ley de hipotecas justa? ¿Por qué los bancos que nos engañaron se quedan con nuestras casas y, no conformes, nos dejan con nuestras deudas? Esto es así porque usted se lo permite. Usted no ha ayudado al pueblo en nada, reforma sólo las leyes que le interesan a los poderosos; como la ley de extranjería, para machacar a los inmigrantes. Parece mentira que alguien que se dice socialista haga este tipo de política.

Ninguno de los parados tenemos culpa de la crisis que nos ha mandado a la calle. Tampoco tenemos culpa de la política tan nefasta de usted y sus ministros, durante los años que lleva gobernando el país.

¿Por qué nos ha engañado? Según usted, no había crisis. Nos prometió el pleno empleo; era una de sus “razones para creer”, pero nos ha traído el paro a millones. Usted dijo que no iba a dejar a ninguna familia en la cuneta. Ha hecho lo contrario: dejarnos sin trabajo, sin casas, con una deuda en una lista de morosos, destruyendo el sueño y el porvenir de miles de niños. ¿No es usted padre de familia, como nosotros? ¿No le da pena? ¿O sólo le dan pena los banqueros? A esos sí que los recibe y les ayuda.

Usted votó a favor del documento marco “Ciudadanía, Libertad y Socialismo: Un partido en la España del s. XXI”. El punto 87 dice: «Nuestro objetivo y nuestra propuesta, será hacer realidad una Renta Básica de Ciudadanía, es decir, garantizar unos ingresos mínimos para todos los ciudadanos con carácter universal e incondicional, que se constituya como el mínimo vital de subsistencia que toda persona o familia necesita para vivir». Pero usted ha aprobado 420 euros de miseria, sólo para algunos parados, lo cual excluye a millón y medio de familias que no cobran ningún tipo de prestación. Muchos de nosotros, votándole a usted, votamos nuestra ruina. Nos trajo usted el pleno paro y ahora quiere retrasar nuestra jubilación.

Demuestren usted y los suyos que son Partido Socialista Obrero Español.
Sigo a la puerta de su casa pidiendo justicia para todos y, ante su falta de respuesta, he decidido ir a la huelga de hambre absoluta y total a partir del 1 de febrero de 2010. Después de 9 meses y 11 días prefiero la muerte antes que abandonar esta lucha sin una respuesta adecuada a nuestras necesidades: un trabajo digno y una vivienda digna para todos, como manda la Constitución. Hago un llamamiento a la sociedad para movilizarse y actuar en ese sentido, pues “Homo sine pecunia imago mortis”.

Segundo Quiñones, en la puerta principal del Palacio de la Moncloa, febrero de 2010, Madrid.

No hay comentarios:

EXPOSICION VIRTUAL

LIBROS Y EXPOSICIONES SOLIDARIAS