miércoles, 2 de diciembre de 2009

LA COMUNIDAD DE PAZ DE SAN JOSÉ DE APARTADÓ. TESTIGOS DE LA PAZ. COLOMBIA

Han sido mas de doce años de inmenso dolor, pero la vida nos permitió llegar hoy aquí y poder seguir caminando, no sólo la comunidad sino experiencias comunitarias alternativas en el mundo,

Por ello no podemos olvidar que estas búsquedas solidarias, comunitarias que son fundamentales para nuestra comunidad han podido lograrse gracias a la solidaridad de cientos y cientos de personas en el mundo que creen que la injusticia y la impunidad no pueden ser el rumbo de la historia.

A cada persona que a pasado por la comunidad, no sólo en nuestro espacios, sino que ha tocado alguna vez con nosotros en algún documento, en una página, en un video, gracias por esa expresión de que entre todos podemos construir alternativas donde quiera que estemos y ser respetados por ello, eso es solidaridad.

Reiteramos nuevamente nuestros principios y el agradecimiento nacional e internacional a todos los que nos han escrito y a todos los que desde su corazón creen en el respeto de la población civil en medio del conflicto. Muchas gracias.

Queremos compartir con todos ustedes la primera parte del documental “Hombro a Hombro” Construyendo comunidad. Una producción del área de comunicaciones VOCESDE PAZ de la comunidad de paz.





LA COMUNIDAD DE PAZ DE SAN JOSÉ DE APARTADÓ. TESTIGOS DE LA PAZ. COLOMBIA

Un conjunto de pueblos que se constituyeron en comunidad de Paz para no tener que abandonar sus tierra, alentados con una idea de Monseñor Isaías Duarte Cancino de crear una zona neutral resistiendo desde la no-violencia a los grupos armados (guerrilla- paramilitares-ejército) desde 1997.

Cuando ocurrió la primera matanza, algunas personas habían pedido ayuda a la Iglesia y a organizaciones de derechos humanos y se iniciaron talleres con la Comision Intercongregacional de Justicia Y paz, y Cinep para trabajar en esta linea de comunidad de Paz. Hoy su forma de organizarse comunitariamente y su compromiso de servicio al Verdad y la Justicia es todo un testimonio internacional de cultura de la Paz.
Un pueblo mártir que resiste con esperanza y quiere vivir con dignidad. Sus principios son: Libertad, diálogo trasparente y de no colaboración con los actores armados, respeto a la pluralidad : todos luchamos por algo grande: el respeto de la vida de todos, solidaridad: por ejemplo “si se presenta una situación que pone en riesgo o peligro la vida de uno de nosotros los demás debemos exigir respeto” , resistencia y justicia… Frente a la lógica impuesta del capital que busca multiplicarse a través de la explotación de muchos para beneficio de unos pocos, la comunidad de paz busca alternativas desde el trabajo comunitario , trabajando la tierra llevando a cabo la comercialización y compartiendo sus frutos: Aquí lo importante es la persona en si misma no lo que pueda producir. Rompe con la lógica que sólo es valido lo que es útil, y lo que no, es desechable…


San José de Apartadó se declaró públicamente comunidad de paz al 23 de marzo de 1997. Aproximadamente 500 campesinos, pertenecientes a 17 veredas, decidieron organizarse para quedarse ajenos al conflicto armado colombiano y neutral ante cualquiera de los actores armados (guerrillas izquierdistas, paramilitares de extrema derecha y fuerzas estatales). En mayo pasado, la localidad fue reconocida con el Premio de la Paz de Aquisgrán, en Alemania. A pesar de esto, hasta 2005, fueron registrados mas de 590 violaciones de derechos humanos y 170 asesinatos de miembros de la comunidad .
"Ni con unos, ni con otros, sino propuestas no violentas de paz. Ésta es la elección valiente que han realizado estas comunidades, una elección, por el contrario, ha comportado decenas de víctimas inocentes en estos años, en la lógica cada vez más violenta del “o con nosotros o contra nosotros" perpetrada por diversos actores del conflicto armado". Exigen a todos los actores armados el respeto de la vida de los que no hacen la guerra pero sufren sus consecuencias.



El gobierno, los paramilitares y la guerrillas de las FARC están empeñados en que estas iniciativas de paz y noviolencia no puedan crecer.

En nuestras manos está el hacerles llegar nuestro apoyo y si es posible también nuestra solidaridad.

EN ESTA DIRECCION PUEDES VER EL INFORME: CRÍMENES PERPETRADOS CONTRA
LA POBLACIÓN DE SAN JOSÉ DE APARTADÓ. 1996 - 2005




Nominación al Premio Nobel de Paz para la Comunidad de Paz de San José de Apartadó y la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca
- Acciones Solidarias -
Fecha de publicación en línea: Sábado, 10 de febrero de 2007
Descripción:
Es un gusto informales de la nominación del ACIN y San José de Apartado al Premio Nobel de la Paz por parte del American Friends Service Committee (AFSC) (Comité de Servicio de los Amigos Americanos). En 1947, el AFSC en conjunto con el British Friends Service Council (Consejo de Servicio de los Amigos Británicos) recibió el Premio Nobel de la Paz en el nombre de los cuáqueros a nivel mundial por el servicio humanitario durante y después de dos guerras mundiales. La organización tiene su sede nacional en Filadelfia y mantiene oficinas en 22 países. Sus programas acentúan la dignidad intrínseca de todas las personas. AFSC tiene el derecho de nominar, cada año, a organizaciones o individuos que ejemplifican su compromiso con la paz y la no violencia (esto es parte de un proceso oficial de los ganadores del premio Nobel). Esperamos esta nominación sea una herramienta mas para su trabajo en aras de una negociación pacifica al conflicto



El American Friends Service Committee (AFSC), una organización cuáquera humanitaria de servicio ha nominado a dos grupos colombianos para el Premio Nobel de la Paz 2007 en reconocimiento de su compromiso extraordinario con la no-violencia en medio del conflicto de su país que ya lleva cincuenta años y la forma en la que ejemplifican los esfuerzos organizados por parte de muchos colombianos para llevar dicho conflicto hacia una solución pacifica y negociada.

El conflicto entre los grupos guerrilleros, los grupos paramilitares y las fuerzas armadas colombianas ha desestabilizado las ya precarias condiciones de vida de muchas de las comunidades más vulnerables durante décadas. La Comunidad de Paz de San José de Apartadó y la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN) han respondido de manera creativa y no-violenta para evitar involucrarse en la crisis, defendiendo a la vez sus comunidades y sus tierras.

San José de Apartadó se autodeclaró una comunidad de paz en 1997. Los residentes de la comunidad rural de unos 1.300 miembros, se comprometieron a no hacer guerra ni directa ni indirectamente, y a procurar salidas pacíficas y negociadas del conflicto. A raíz de dicha declaración las fuerzas armadas declararon que San José de Apartadó
estaba ayudando al "enemigo".
Aunque San José de Apartadó despliega banderas blancas y ha construido cercas para indicar su neutralidad, los grupos armados, incluyendo las fuerzas armadas colombianas, han seguido atacando y matando a sus moradores. Estos ataques obligaron a muchos que vivían en San José de Apartadó a buscar refugio en una aldea cercana para evitar más ataques y hostigamiento. En el 2005, estos constantes abusos de los derechos motivaron a la Corte Interamericana de Derechos Humanos a fallar que le incumbe al gobierno colombiano "salvaguardar el derecho a la vida, la integridad personal, la seguridad, la libertad de movimiento, la dignidad, y el respeto para cada domicilio individual" de los moradores de San José de Apartadó.

La Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN) es una organización de base del pueblo indígena Nasa, cuyos miembros se autodefinen como "comunidades en resistencia pacífica". Creada en 1994, la ACIN refuerza la capacidad de los municipios y los resguardos indígenas, cuyo número de habitantes alcanza unas
250.000 personas, para enfrentar sus contiendas con el estado colombiano, los grupos armados y los intereses de los terratenientes. La ACIN además apoya a las comunidades en la creación de mecanismos no-violentos de autoprotección, tales como el desarrollo de procedimientos de protección, el refuerzo de la organización comunitaria,
la promoción de proyectos agrícolas sostenibles y la consolidación de vínculos nacionales e internacionales con otros grupos. En dos ocasiones la ACIN ha ganado el Premio Nacional de Paz de Colombia, y además ha recibido el Premio Ecuatorial de las Naciones Unidas por sus excelentes proyectos de desarrollo.

El Norte del Cauca es una región rica en minerales que proporciona un tercio de los recursos hidráulicos requeridos para el riego de la producción azucarera colombiana. Debido a la abundancia de estos recursos y su ubicación estratégica, la región se ha vuelto un sitio prioritario para los intereses comerciales que han intentado expulsar la gente de la tierra para abrir camino para proyectos de desarrollo.

Por medio de la actividad de la ACIN, las comunidades Nasas son capaces de responder de manera colectiva a las contiendas o a las amenazas de violencia por parte de los distintos grupos armados del país y a resistir la presión externa a tomar partido con cualquiera de los actores armados de Colombia. En el transcurso del conflicto muchos
dirigentes han sido asesinados y amenazados. En el 2005, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ordenó que nueve de los dirigentes de la ACIN recibieran medidas de protección y que el gobierno investigara las amenazas en su contra.
"El hecho de que sea gente indígena que abra el camino hacia la paz es significativo, porque son ellos los que son afectados por gran parte de la violencia y demasiado a menudo son ellos que son las víctimas del conflicto", dijo Mary Lord, Secretaria General Adjunta para la Paz y la Resolución de Conflictos del AFSC.

La raíz de la resistencia, a la guerra, por parte del ACIN se encuentra en las enseñanzas tradicionales nasas, las cuales afirman que todas las acciones tienen efecto sobre el equilibrio del que la vida y el bienestar dependen, y que por lo tanto, todas las actividades deben proteger la vida y fortalecer la cultura. Este compromiso incluye la protección de la tierra y sus recursos, la afirmación de los derechos de las comunidades para defender su autonomía y el rechazo de toda violencia.

La Guardia Indígena es un ejemplo de la manera en la que la ACIN ha respondido al conflicto. La Guardia es un grupo organizado no-armado de 7.000 hombres y mujeres que se ofrecen voluntariamente para defender las comunidades nasas. Llevando únicamente un bastón para simbolizar su cargo, los miembros de la Guardia rechazan la Intromisión de las facciones armadas en los territorios indígenas y rehusan recibir cualquier forma de apoyo de grupos armados. La Guardia también ha recibido el Premio Nacional de la Paz de Colombia.
"Hemos tenido que enfrentar a la guerrilla, a los paramilitares, al ejército y a la policía-y lo hemos hecho exitosamente. Anteriormente, un grupo entraba a nuestra comunidad y porque carecíamos de protección, la gente huía. Se volvían desplazados. Los grupos armados decían, 'Si no salen, los vamos a matar'", dijo un miembro fundador de la Guardia.

En 1947, el AFSC en conjunto con el British Friends Service Council recibió el Premio Nobel de la Paz en el nombre de los cuáqueros a nivel mundial por el servicio humanitario durante y después de dos guerras mundiales. La organización tiene su sede nacional en Filadelfia y mantiene oficinas en 22 países. Sus programas acentúan la
dignidad intrínseca de todas las personas.

# # #

El American Friends Service Committee (Comité de Servicio de los Cuáqueros) es una organización cuáquera que incluye a personas de distintos credos comprometidos con la justicia social, la paz y el servicio humanitario. La raíz de su actividad es la creencia en el valor de cada persona y la fe en el poder del amor para vencer la violencia y la injusticia.

No hay comentarios:

EXPOSICION VIRTUAL

LIBROS Y EXPOSICIONES SOLIDARIAS