jueves, 3 de septiembre de 2009

TESTIMONIO DE JESSICA COX. LA PRIMERA PILOTO SIN BRAZOS

Jessica Cox es una joven de 25 años que nació sin brazos, pero eso no fué ningún obstáculo para ella porque con sus 2 fuertes piernas se propuso hacer todo lo que nadie se imaginó y lo logró.

Después de titularse como psicóloga, aprendió a conducir e incluso sacó cinturón negro de Taekwondo.

Después de 3 años de práctica Jessica se sacó el certificado para pilotar aviones ligeros en el estado de Arizona (Estados Unidos).

Ella reconoció que le aterraban los aviones y volar desde pequeña, aunque si soñaba en ser una heroína que volaba, un amigo suyo la convenció de volar e incluso entre sus planes está escalar una montaña.





Los médicos no saben exactamente por qué Jessica nació sin brazos. Ecografías y otras pruebas prenatales no revelan esta condición congénita poco frecuente. Sin embargo, desde su infancia los pies se convirtieron en sus manos. Al igual que todos los niños, ella pasó a través de las diferentes etapas de desarrollo. Aprendió a alimentarse a sí misma y escribir con los pies. A lo largo de la infancia, participó en numerosas actividades como la natación, gimnasia y baile . Jessica comenzó tae kwon-do, cuando ella tenía diez años, obteniendo su cinturón negro primero a los catorce años en el Internacional de Tae Kwon-Do Federation. Volvió a unirse a American Tae Kwon-Do Asociación en la universidad y obtuvo un cinturón negro segundo.
La primera vez que aprenden a conducir, Jessica fue gracias al uso de modificaciones especiales. Incluso después de que fuera modificado su coche, decidió eliminar las modificaciones especiales. Ella tiene actualmente una licencia de conducir sin restricciones.

Como estudiante de pregrado en la Universidad de Arizona, Jessica asistió a clases tomando notas con sus pies. En 25 palabras por minuto, Jessica era capaz de escribir con un teclado normal de computadora en el suelo.
Los mayores retos de Jessica no son las tareas normales diarias necesarias para que viva de forma independiente. Ponerse lentes de contacto, el lavado y cepillado de su pelo, y preparando el desayuno en la mañana son tareas que hace como cualquier otra persona. Su mayor triunfo en la vida está muy por encima de cualquier hazaña física. Es su arrepentimiento por lo que respecta a sí misma una persona en su totalidad, su alto grado de aceptación de sí mismo que le da la libertad y el poder para insistir en que la sociedad acepte a ella también, tal como es.

No hay comentarios:

EXPOSICION VIRTUAL

LIBROS Y EXPOSICIONES SOLIDARIAS