viernes, 17 de octubre de 2008

GENOCIDIO DEL HAMBRE



Vivimos en un mundo donde países con millones de lázaros hambrientos exportan comestibles a países cuya población esta bien alimentada, o para el pienso de su ganado y ahora lo harán también para alimentar sus coches ¿Por qué? ¿Qué tipo de sistema diabólico es éste?. Hasta el mismísimo Banco Mundial informa que el 40% más pobre de las personas del Tercer Mundo ha visto descender sus ingresos desde que se inició el salvaje proceso de liberalización. La evidencia es irrefutable y desacredita a los ministros de gobiernos occidentales cuando afirman que la liberalización comercial reduce la pobreza.

Millones de personas alrededor del mundo son incapaces de adquirir los alimentos para su supervivencia. Estos aumentos hacen su contribución, de verdad, al proceso de “eliminación de los pobres” a través de muertes masivas por hambre. En palabras de Henry Kissinguer: “Controla el petróleo y controlarás a los países. Controla los alimentos y controlarás la gente”. A este respecto Kisinguer, en efecto, en el contexto del Memorándum de Seguridad Nacional, número 200 del año 1974, titulado “Implicaciones del Crecimiento de la Población Mundial para la Seguridad Nacional” señala que la ocurrencia de hambrunas puede constituir un instrumento de control de la población. Estamos de acuerdo con Ana Solano, profesora de medicina de la Universidad de Sevilla, cuando afirma que Occidente “pretende reducir la pobreza matando pobres, en vez de cambiar el modelo económico”.

No podemos conformarnos con un mundo en el que otros seres humanos mueren de hambre, son analfabetos, están sin trabajo, viven la esclavitud. Por eso muchas personas de buena voluntad se han comprometido a defender la vida en cada momento, a hacer que este mundo sea más habitable para todos. "No hay peor esclavitud que la de la mentira, hay que libertar la conciencia del pueblo diciendo la verdad," gritaba Unamuno, y continuaba: "Ahora bien, la verdad que hay que decir no es una verdad cualquiera, sino aquello que se hace necesario proclamar; es preciso decir en cada momento las verdades que los demás callan por no ser racional ni razonable decirlas." Por vergüenza y solidaridad con los hambrientos de la tierra debemos empezar a decir estas grandes verdades.

Ziegler Jean, relator especial de la comisión de derechos humanos de la ONU, afirma: "Hay hambre en el mundo porque impera un sistema asesino; el capitalismo especulativo mata cada día a 100.000 personas de hambre en el mundo. Antes del capitalismo también había hambre pero era una fatalidad: no tenía solución. Hoy sí la tiene. Hoy hay superabundancia de alimentos. ¡el hambre es remediable!. Lo dice la FAO: La agricultura mundial permitiría alimentar a 12.000 millones de personas ¡el doble de la actual población del planeta!"

Decía Juan XXIII que todos éramos responsables del hambrientos y "por eso es menester educar la conciencia en el sentido de la responsabilidad que pesa sobre todos y cada uno, particularmente sobre los más favorecidos". Y Juan Pablo II nos hablará de un mundo imperialista donde los pueblos del Sur juzgarán a los pueblos del Norte. Y juzga esta situación de ceguera fratricida. "¿Cómo juzgará la Historia a una generación que cuenta con todos los medios necesarios para alimentar a la población del planeta y que rechaza el hacerlo por una ceguera fratricida ?...¡Que desierto sería un mundo en el que la miseria no encontrara las respuesta de un amor que da la vida!". Y el actual Papa Benedicto XVI afirma : "¡Ha llegado la hora de garantizar, en nombre de la paz, que ningún hombre, mujer o niño vuelva a pasar hambre!".

Los Jefes de Estado y del Gobierno se reunieron el 5 de junio de 2008 en la pasada cumbre de la FAO, en Roma, sobre la crisis alimentaria mundial. Jean Ziegler , ex ponente de la ONU para el derecho a la alimentación declaró que fue “un fracaso absoluto, una decepción total, y muy inquietante para el futuro de las Naciones Unidas. La cumbre es casi única en la historia de esta organización: más de 50 Jefes de Estado y de Gobierno se reunieron para discutir sobre las medidas concretas que hay que adoptar para solucionar la espantosa masacre diaria del hambre, que se agrava todavía más con el estallido de los precios mundiales de las materias primas agrícolas desde hace cinco o seis meses. Pero el resultado de esta conferencia es un auténtico escándalo: se han impuesto los intereses privados sobre el interés colectivo. Las decisiones que se han adoptado en Roma provocan el riesgo de empeorar el hambre en el mundo, en vez de combatirla.”

El hambre sin duda es un crimen político que tiene responsables y por ello requiere de un nuevo juicio internacional como el de Núremberg. Nosotros los ciudadanos no podemos tampoco decir que no sabíamos nada de lo que está ocurriendo. El mundo requiere una movilización urgente y solidaria para acabar con el hambre desde su raíz como propugna el Partido Solidaridad y Autogestión Internacionalista (SAIn). El camino es la solidaridad que remedie las causas estructurales del hambre y la miseria, y el campo de la solidaridad con los hambrientos es hoy el campo de la política.

No hay comentarios:

EXPOSICION VIRTUAL

LIBROS Y EXPOSICIONES SOLIDARIAS