viernes, 12 de septiembre de 2008

LA ESCUELA DE LAS AMERICAS




Sacerdote estadounidense en lucha por la paz

Escrito por Katzy O´neal Coto


El sacerdote estadounidense, Roy Bourgeois, ha viajado por 14 países de América Latina con un mensaje de paz a los pueblos y con una petición firme a los gobiernos de que no envíen más estudiantes a la otrora Escuela de las Américas, hoy Instituto de Cooperación y Seguridad del Hemisferio Occidental (WHINSEC), a la que califica como una “escuela de asesinos”.

Él estuvo de visita en Costa Rica para reunirse con el Presidente Oscar Arias y el Ministro de Seguridad, Fernando Berrocal, con ese mismo objetivo e impartió una conferencia en la Universidad de Costa Rica, invitado por el Consejo Universitario y por la Escuela de Antropología y Sociología.
El Padre Roy es un sacerdote misionero que ha dedicado su vida a trabajar por los más pobres y desamparados, con un gran compromiso con la paz, el cual, según dijo, se incrementa tras conocer los horrores de la guerra.

En su exposición narró parte de su lucha de casi dos décadas a favor de los derechos humanos y de la paz, y en contra de la Escuela de las Américas, pues “es una academia de asesinos, donde se han entrenado destacados violadores de los derechos humanos, responsables de matanzas y torturas, entre otros crímenes perpetrados contra miles de civiles, en países como Chile, Guatemala, Argentina, Perú, Uruguay, Nicaragua, El Salvador, México y Honduras, entre otros,” afirmó.

Según explicó en ese lugar se ha entrenado en técnicas de guerra y contrainsurgencia a más de 60 mil estudiantes, de 23 países de América Latina y el Caribe, incluyendo unos 2.500 costarricenses.

La otrora Escuela de la América fue creada en 1946 en Panamá, con el nombre de Centro de Entrenamiento Latinoamericano del Ejército de Estados Unidos.

Para luchar contra esa academia el padre Bourgois fundó el Observatorio de la Escuela de las Américas (SOA Watch por sus siglas en inglés) que se dedica a investigar, a manifestarse y a informar sobre la política exterior estadounidense y su papel en América Latina y otras regiones del mundo, azotadas por la guerra y la pobreza.

Esa organización desarrolla actividades de sensibilización, como vigilias y ayunos, manifestaciones y protestas pacíficas, hacen lobby con los representantes del Congreso de los Estados Unidos para lograr la aprobación de una iniciativa de ley que permita el cierre definitivo de esa academia, que desde 1984 funciona en Fort Benning, en el Estado de Georgia.



Miembros del Observatorio de la Escuela de las Américas y otros pacifistas realiza vigilias cada año en las afueras de la academia militar, para conmemorar las matanzas en El Salvador (tomada del SOA Watch).
El hoy reconocido pacifista, ingresó a la marina estadounidense a los 19 años, donde prestó sus servicios en Europa y Vietnam por cuatro años e incluso se le confirió la medalla del Corazón Morado por su valentía, pero tras esas experiencias –según relató- perdió la esperanza por la vida y la confianza en la política de su país.

Volvió a Estados Unidos con la convicción de que debía hacer algo por la paz. Ingresó al Seminario de Misioneros y en 1972 decidió trabajar con los pobres de Bolivia, donde aprendió sobre las luchas del pueblo latinoamericano y comenzó a descubrir el papel de la política exterior de su país.

En los años 80 en El Salvador experimentó horror por la matanza de miles de civiles, campesinos, universitarios, sindicalistas y hasta mujeres y niños. Incluso sufrió la pérdida de cuatro amigas religiosas, quienes murieron tras ser torturadas y violadas a manos de un Escuadrón de la Muerte.

Él intensificó su lucha por los derechos humanos y asumió el compromiso de informar en Estados Unidos sobre las atrocidades que se vivía en América Latina, con el apoyo del gobierno estadounidense.

Cada año en el mes de noviembre pacifistas y miembros del SOA Watch se reúnen a las puertas del WHINSEC en Georgia, para conmemorar la masacre de 1989 en El Salvador, donde seis padres jesuitas y dos mujeres salvadoreñas fueron asesinadas por el Batallón Atlacatl, entrenados en esa academia.

El padre Bourgeois en su visita a América Latina, viaja con la misionera laica Lisa Sullivan, directora del proyecto SOA Watch, y ambos han logrado una respuesta positiva de los gobiernos de Venezuela, Argentina, Uruguay, Chile, Bolivia y ahora el de Costa Rica, quienes se han comprometido a no continuar enviando estudiantes a esa escuela militar.

No hay comentarios:

EXPOSICION VIRTUAL

LIBROS Y EXPOSICIONES SOLIDARIAS