lunes, 19 de septiembre de 2016

YES I CAN - Juegos Paralímpicos 2016



Con motivo de la realización de los Juegos Paralímpicos 2016;  celebrado en la ciudad de Río de Janeiro, Brasil, entre el 7 y el 18 de septiembre de 2016.





Subitulación de esta excelente canción,  en español .Un fuerte mensaje motivacional y de autosuperación, realizado por el canal 4 del Reino Unido.

domingo, 1 de mayo de 2016

PARA ACABAR CON LAS CAUSAS DEL HAMBRE HACEN FALTA NUEVAS INSTITUCIONES Y ESTRUCTURAS DE GRACIA

En muchos países pobres persiste, y amenaza con acentuarse, la extrema inseguridad de vida a causa de la falta de alimentación: el hambre causa todavía muchas víctimas entre tantos Lázaros a los que no se les consiente sentarse a la mesa del rico epulón, como en cambio Pablo VI deseaba[64]. Dar de comer a los hambrientos (cf. Mt 25,35.37.42) es un imperativo ético para la Iglesia universal, que responde a las enseñanzas de su Fundador, el Señor Jesús, sobre la solidaridad y el compartir. Además, en la era de la globalización, eliminar el hambre en el mundo se ha convertido también en una meta que se ha de lograr para salvaguardar la paz y la estabilidad del planeta. El hambre no depende tanto de la escasez material, cuanto de la insuficiencia de recursos sociales, el más importante de los cuales es de tipo institucional. Es decir, falta un sistema de instituciones económicas capaces, tanto de asegurar que se tenga acceso al agua y a la comida de manera regular y adecuada desde el punto de vista nutricional, como de afrontar las exigencias relacionadas con las necesidades primarias y con las emergencias de crisis alimentarias reales, provocadas por causas naturales o por la irresponsabilidad política nacional e internacional. El problema de la inseguridad alimentaria debe ser planteado en una perspectiva de largo plazo, eliminando las causas estructurales que lo provocan y promoviendo el desarrollo agrícola de los países más pobres mediante inversiones en infraestructuras rurales, sistemas de riego, transportes, organización de los mercados, formación y difusión de técnicas agrícolas apropiadas, capaces de utilizar del mejor modo los recursos humanos, naturales y socio-económicos, que se puedan obtener preferiblemente en el propio lugar, para asegurar así también su sostenibilidad a largo plazo. Todo eso ha de llevarse a cabo implicando a las comunidades locales en las opciones y decisiones referentes a la tierra de cultivo. En esta perspectiva, podría ser útil tener en cuenta las nuevas fronteras que se han abierto en el empleo correcto de las técnicas de producción agrícola tradicional, así como las más innovadoras, en el caso de que éstas hayan sido reconocidas, tras una adecuada verificación, convenientes, respetuosas del ambiente y atentas a las poblaciones más desfavorecidas. Al mismo tiempo, no se debería descuidar la cuestión de una reforma agraria ecuánime en los países en desarrollo. El derecho a la alimentación y al agua tiene un papel importante para conseguir otros derechos, comenzando ante todo por el derecho primario a la vida. Por tanto, es necesario que madure una conciencia solidaria que considere la alimentación y el acceso al agua como derechos universales de todos los seres humanos, sin distinciones ni discriminaciones[65]. Es importante destacar, además, que la vía solidaria hacia el desarrollo de los países pobres puede ser un proyecto de solución de la crisis global actual, como lo han intuido en los últimos tiempos hombres políticos y responsables de instituciones internacionales. Apoyando a los países económicamente pobres mediante planes de financiación inspirados en la solidaridad, con el fin de que ellos mismos puedan satisfacer las necesidades de bienes de consumo y desarrollo de los propios ciudadanos, no sólo se puede producir un verdadero crecimiento económico, sino que se puede contribuir también a sostener la capacidad productiva de los países ricos, que corre peligro de quedar comprometida por la crisis.

Benedicto XVI Caritas in Veritate 27

viernes, 29 de abril de 2016

APÓSTOLES DE LA PAZ Y LA NOVIOLENCIA



REFLEXIONES de JULIAN GÓMEZ DEL CATILLO SOBRE LA NOVIOLENCIA

Los siglos XIX y XX han demostrado la capacidad de violencia de que goza el ser humano. Pero ello no añade ni un gramo de razón en favor de la violencia. Es claro que en España hubo una guerra de 1936 a 1939 porque una de las dos partes no nos dejamos matar. Ese hubiera sido el remedio, el único remedio. Los que parece que engordan soñando con la violencia son los que a los 60 años de la Guerra Civil desentierran restos de un bando, los airean en los medios de comunicación como si las víctimas sólo hubieran sido de un bando. Pero si toda guerra es siempre un crimen entre hermanos, la de España, de manera especial. No iremos los restos de un lado si no estamos dispuestos a desenterrar también a los del otro. Todos deben descansar en paz. Nadie tiene derecho a que sirvan de arma arrojadiza contra los oponentes.

Por todo ello nos produce una gran alegría presentar este libro sobre esa forma superior de cultura que es la no violencia. Esperamos que estas páginas ayuden a oir hasta a los que no quieren escuchar.
Por nuestra parte nos alegra haber llegado a los 78 años sin tocar un arma y esperamos morir sin hacerlo, pero luchando por la justicia desde la no violencia. (Prólogo al libro: “No violencia” de Hildegard Goss-Mayr. Voz de los Sinvoz))

Si, amigos jóvenes. La España Tercer Mundo, está a la vuelta de nuestra esquina histórica. Conocimos los mayores que vivimos hoy la España de mayoría rural de los 20 y 30: "los años del hambre” de los 40: el lento remontar de los 50 y las millonarios emigraciones a Europa y Australia. Ahora, la sociedad postindustrial anuncia  otro endurecimiento con el 50% de la  población mundial afectada por el paro.

La historia de Iqbal Masih se seguirá multiplicando. El capitalismo sosteniéndose en la economía de mercado, ya tiene el 50% de nuestra juventud en paro: el remedio, para muchos, la economía sumergida y,  dentro de ella, las relaciones laborales salvajes, sin horizonte, etc.

Los niños y los jóvenes, también bichamos como Iqbal Masih, en medio de aquella explotación y, no pocos, murieron. El imperialismo  capitalista actual también esclaviza y oprime cada día más duramente.

Como Iqbal Masih, como nuestros antecesores, preparémonos para luchar desde la no violencia activa. La agresión contra la infancia continúa. (Del libro NUESTRA INFANCIA VIVIÓ ASÍ.  Epílogo al libro “Iqbal Masih, cuando la juventud lucha por la justicia. Voz de los Sinvoz)



A vosotros, las nuevas generaciones, que se os ha hecho creer que sólo desde el poder se resuelven los problemas humanos, Luther King os proporciona la lección más espléndida de acción cívica, de construir un movimiento social de liberación sin sillones del poder, que tantas y tantas veces son los creadores de los problemas. También nuestra
situación en la sociedad de hoy está exigiendo movimientos cívicos, corrientes de no violencia activa que haga que los Gobiernos, de hoy y de mañana se tengan que enfrentar, aunque no querrán, a problemas como el hambre, el comercio cíe medicinas, la ignorancia, el paro, la explotación de la mujer, el racismo, la situación de la infancia, etc., etc.
No van los poderosos a querer enfrentarse a esos problemas nunca. Sólo la no violencia activa, la presión moral liberadora, obligará a los poderes de todo tipo a respetar a todos los hombres. A esto dedicó su vida Luther King. A esto... merece la pena entregar la vida. (Del prólogo al libro: “Martin Luther King. Voz de los Sinvoz)

Hoy, cuando nuestra juventud cree que "no se puede hacer nada" ante los grandes problemas humanos, les brindamos la vida de Gandhi para que reflexionen sobre su error. Gandhi empezó su acción solo, incomprendido por la opinión pública, con todos los poderes frente a él, pero luchó, trabajó y entregó su vida a la no violencia activa, dejándonos por herencia una forma superior de cultura. La humanidad por miedo -de culo a la pared- va avanzando hacia la no violencia activa. Estamos muy lejos de conseguir que sea la norma habitual de resolver nuestras diferencias, pero avanzamos hacia ello. Gandhi tenía, tiene y tendrá razón a pesar de que el imperialismo vigente -España incluida- prepara ejércitos con capacidad represiva universal. Las personas conscientes y libres avanzaremos voluntariamente hacia la no violencia, los demás, por miedo... pero avanzarán.

Hoy, en el aniversario de la muerte de Gandhi, quiero recordar - porque él le admiró- aquellas palabras de Jesús de Nazaret: "Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán la tierra" (Del prólogo al libro de “Gandhi”, año 1993 Voz de los Sinvoz)

Un joven estudiante comunista me preguntaba en la Universidad de Sevilla que para qué había valido Gandhi a la humanidad. Alberto Einsten decía que habrá un día, dentro de quinientos años, en que los abuelos contarán a sus nietos que "hubo un tiempo en que existió un hombre que se llamaba Gandhi que ha sido uno de los más grandes de la Historia". El joven universitario sevillano sigue prisionero del dogmatismo comunista -¡hay que vivir de espaldas a la historia!- pero, a pesar de todas las alienaciones, la no violencia seguirá siendo una forma superior de cultura, anuncio, junto a la bienaventuranza de la mansedumbre, de que vamos a una humanidad superior moralmente, en que la ley de la selva sea desterrada para siempre y, como consecuencia, la guerra, el hambre, la esclavitud, la explotación del hombre por el hombre dejen paso a la justicia, a la solidaridad y a la libertad.

Trabajar para anticipar la llegada de esa sociedad es el deber de toda persona de buena voluntad. Ese es el grito que brotó en Belén hace dos mil años. Millones de personas han trabajado en la colaboración para hacerle posible. Y a pesar de las salvajadas existentes, como la pena de muerte -más de cien millones aplicadas en el mundo comunista-, las guerras, el hambre, la esclavitud infantil, etc., son más de 300.000 organizaciones las que luchan contra el hambre en el Tercer Mundo libre y gratuitamente. La solidaridad es allí un hecho, la nueva sociedad no violenta es posible a pesar de la salvaje politiquería de los países enriquecidos. (Escrito por Julián Gómez del Castillo en la Navidad final del siglo XX. Prólogo al libro de Historia de mis experimentos con la verdad de  M. Gandhi, año 1999 (Voz de los Sinvoz)








miércoles, 16 de marzo de 2016

Anecdota del nieto de Gandhi




El Dr. Arun Gandhi, nieto de Mahatma Gandhi--La mentira descubierta‏


 El Dr. Arun Gandhi, nieto de Mahatma Gandhi y el fundador del instituto M.K. Gandhi para la Vida Sin Violencia en su lectura en la Universidad de Puerto Rico, compartió la siguiente historia como un ejemplo de la vida sin violencia en el arte de sus padres:
"Yo tenia 16 años y estaba viviendo con mis padres en el instituto que mi abuelo había fundado a 18 millas en las afueras de la ciudad de Durban, en Sudáfrica, en medio de plantaciones de azúcar.


Estábamos bien adentro del país y no teníamos vecinos, así que a mis dos hermanas y a mí siempre nos entusiasmaba el poder ir a la ciudad a visitar amigos o ir al cine.
Un día mi padre me pidió que le llevara a la ciudad para atender una conferencia que duraba el día entero y yo salté a la oportunidad.
Como iba a la ciudad mi madre me dio una lista de cosas del supermercado que necesitaba y como iba a pasar todo el día en la ciudad, mi padre me pidió que me hiciera cargo de algunas cosas pendientes como llevar el auto al taller.
Cuando despedí a mi padre él me dijo: Nos vemos aquí a las 5 p.m. y volvemos a la casa juntos.


Después de muy rápidamente completar todos los encargos, me fui hasta el cine más cercano. Me enfoqué tanto con la película, una película doble deJohn Wayne que me olvidé del tiempo. Eran las 5:30 p. m. cuando me acordé.
Corrí al taller, conseguí el auto y me apuré hasta donde mi padre me estaba esperando. Eran casi las 6 p. m.


El me preguntó con ansiedad: ¿Por qué llegas tarde? Me sentía mal por eso y no le podía decir que estaba viendo una película de John Wayne, entonces le dije que el auto no estaba listo y tuve que esperar... Esto lo dije sin saber que mi padre ya había llamado al taller.
Cuando se dio cuenta que había mentido, me dijo: Algo no anda bien en la manera que te he criado que no te ha dado la confianza de decirme la verdad. Voy a reflexionar qué es lo que hice mal contigo. Voy a caminar las 18 millas a la casa y pensar sobre esto.
Así que, vestido con su traje y sus zapatos elegantes, empezó a caminar hasta la casa por caminos que ni estaban cementados ni iluminados. No lo podía dejar solo... así que yo manejé 5 horas y media detrás de el... viendo a mi padre sufrir la agonía de una mentira estúpida que yo había dicho.

Decidí desde ahí que nunca más iba a mentir.
Muchas veces me acuerdo de este episodio y pienso... Si me hubiese castigado de la manera que nosotros castigamos a nuestros hijos... ¿hubiese aprendido la lección?... No lo creo...
Hubiese sufrido el castigo y hubiese seguido haciendo lo mismo...
Pero esta acción de no violencia fue tan fuerte que la tengo impresa en la memoria como si fuera ayer."
Esto es el poder de la vida sin violencia.

EXPOSICION VIRTUAL

LIBROS Y EXPOSICIONES SOLIDARIAS